Todos mis amigos están en pareja o casados con hijos, menos yo

La escena podría ser la siguiente. Una cena o salida a tomar unos tragos. La mayor parte de ellos está con su pareja, novio o novia. Incluso puede haber alguno que otro casado y con hijos. El integrante del grupo de amistad que está solo se siente raro frente a los demás, a pesar de mantener con ellos años de vínculo estrecho, de afecto y confianza.

Las comparaciones, como suele decirse, son odiosas, pero es inevitable que quien no tiene una relación estable o una familia se sienta diferente a los otros amigos. Se van perdiendo los intereses en común y aumentan las posibilidades de que se produzca un alejamiento entre esa persona y el resto.

Para colmo de males, puede ocurrir que uno de los miembros del grupo, sino varios de ellos, comiencen a ejercer presión hacía el soltero, o soltera, para que deje de estarlo. Lo que comienza como una broma recurrente se convierte a veces en un motivo de angustia y ante una cita con los demás, quizá comience a poner excusas y dejar de verlos.

Fuente: mujer.starmedia.com

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *