El sexo sin pareja estable: libertad sexual

La etapa de soltería suele tener la ventaja de ofrecer un mayor tiempo libre y mayor libertad sexual que aquélla en la que estamos en pareja. Podemos utilizar este tiempo para experimentar sexualmente con diferentes parejas si así lo deseamos.

El que carezcamos de una relación estable no impide que en cualquier momento podamos tener una relación sexual con alguna nueva persona o, quién sabe, conocido/a de siempre.

Variedad de experiencias

Puede que nuestro concepto de lo que buscamos sexualmente varíe mucho tras estas experiencias, lo que nos ayudará a definir uno de los rasgos que podemos considerar importantes de una futura y posible pareja. Muchas relaciones no funcionan bien porque la sexualidad no es satisfactoria e, incluso, se desconoce cuál podría serlo.

No como escape

Por último, pero sobre todo imprescindible, es tener presente que nunca deben mantenerse relaciones sexuales con quien no nos apetece sólo por huir de la soledad y, sobre todo, que ha de tenerse especial cuidado con la pareja que elegimos utilizando siempre protección ante las enfermedades de transmisión sexual.

Por: Carlos Fredo

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *