El espinoso asunto del tonteo

El tonteo no hace más que complicarse al disponer de más modos de estar conectado a tiempo completo, recibiendo señales …

Sigo todos los blogs en castellano y en inglés que tratan desde el punto de vista técnico y metodológico el espinoso asunto del tonteo, ligue, o llamémosle X. Los anglosajones, mucho más racionales que nosotros lo llaman “Dating”, un término más adecuado que lleva implícita la provisionalidad de este método ensayo-error al que nos sometemos cada fin de semana. Si estás “dating”, todo el mundo sabe qué estás buscando, y que vas a probar con más de uno o una. Es como ir de compras, lo que no te gusta lo devuelves antes de 30 días. Pero eso en España no está tan claro y algunas somos dadas al drama.

Bien, en todos estos blogs (que no son pocos) he leído que, ojitos y tonteo por medio, si invitas a un chico a subir a casa solo hay un 0,02% de probabilidades de que diga que no. El riesgo es mínimo y las ganancias, máximas. Fiándome de las estadísticas (y como tengo baja tolerancia a la ambigüedad), decidí poner fin a una incertidumbre que venía soportando desde hace unos meses.

Uno de los problemas de disponer de cuatro o cinco modos de estar conectado a tiempo completo (Facebook, Whatsapp, email, teléfono, etc.), es que dispones de las mismas posibilidades de recibir señales poco claras que te producen serias dificultades para interpretar la realidad. ¿Qué se supone que está queriendo decir un chico que pone “Me gusta” a cada uno de las chorradas que cuelgas en Facebook, no importa que sea una foto o el vídeo del cumpleaños de tu madre? ¿Es acaso posible que no quiera decir nada y que simplemente te considera una persona aguda e inteligente que SIEMPRE hace comentarios que le gustan?

También he dedicado muchas horas a documentarme en Google sobre esto. Y según mis averiguaciones a ese chico, le gustas. Un “Like” es, como poco, una llamada de atención, una muestra de empatía, dicen los gurús de la Universidad de Harvard. Al final, todo depende de lo que quieras ver. Si el sujeto en cuestión no te gusta nada, lo normal es que ni te enteres de que pone “Me gusta” en todos tus comentarios. Y, por supuesto, te ahorras la búsqueda de Google. Pero en el caso que nos ocupa yo busqué en Google y en la vida, y todas las señales me reafirmaban en mi decisión de quemar mis naves.

Mi teoría es que hay que saber –lo que sea– cuanto antes. Así que me dispuse a romper la estrategia de la confusión perpetrando actos absolutamente explícitos:

Invité a cenar.

Un viernes por la noche.

En un restaurante pequeño y encantador.

Vestida para matar.

Con una botella de vino, que bebimos entera.

Le llevé a tomar la última copa a mi barrio.

Error.

Error.

Error

A ver: ¿En alguno de estos puntos he dejado de cumplir algún tópico de los que indican cuál es el objetivo de esa cena? ¿Es posible que después de todo esto alguien piense en la inocente intención de cultivar la amistad? ¿Estoy destinada a ser una excepción estadística?

En el punto 7 le invité a subir a casa y él, sorprendido, dijo que no se lo esperaba, ¿Perdón? En el punto 8 salí corriendo para no alargar más el ejercicio de ensayo-error, y en el 9 estamos ahora, con todas las teorías desmontadas y formando parte del 0,02% que confirma la regla de que un chico casi nunca dice que No.

Moraleja 1: los hombres que escriben blogs sobre sexo o son gays o siempre dicen que sí o no tienen ni idea de nada. Moraleja 2: el significado de los “Me gusta” de Facebook está poco estudiado y los investigadores deben ponerse a ello cuanto antes.

Mujer hoy – Mis Dramas

10 (+1) cosas que a las mujeres les gusta y ellos detestan

Hay cosas que a nosotras nos encantan, porque nos parecen sexys, originales o glamurosas, pero que sin embargo a los hombres les espanta. Te contamos cuáles son y cómo salvar esa diferencia.

1. Exceso de maquillaje
Ellos sencillamente no entienden por qué nos da por embadurnarnos la cara. Prefieren la piel fresca y natural, y hasta las pecas les hacen gracia. Les horroriza especialmente el maquillaje mal puesto. Sí ese que no es de nuestro tono, ni tampoco acaba de difuminarse, consiguiendo el efecto conocido como máscara del carnaval de Venecia. Lo peor es que vamos la mar de seguras con semejante embadurne porque lo que nos pasa muchas veces es que aún no hemos colocado un buen foco en el espejo del baño.

Soluciones:

1. Colocar una bombilla en condiciones,
2. Pedir una segunda opinión ( a una amiga a toda prueba).
3. (Y nuestra preferida) Reducir la frecuencia y la dosis de maquillaje.

2. Monos y petos
Son cómodos, cool, disimulan una incipiente tripa, son lo más esta temporada y los lleva Alexa Chung … pero a ellos sólo les parece que vas a Leroy Merlin y luego a hacer bricolaje. Ni más ni menos. No les seduce nada, y le otorga a la cita un aire bucólico pastoril del que no vas a poder recuperarte. Ellos lo asocian con una especie de cinturón de castidad que no los deja tocar piel. Los chicos son maravillosos pero de ideas fijas.

Soluciones:

1.Si te gusta mucho tu mono, póntelo e intenta convertir a tu chico a tu religión (las posibilidades de éxito son muy escasas, pero hay que perseverar y toda crisis es un oportunidad … y bla bla bla)
2.Créate el personaje de chica contracorriente, que no sigue las tendencias de la temporada, y guarda el mono en el fondo del cajón.
3. (Y nuestra preferida) Usa el peto para ir con tus amigas a Leroy Merlin y luego, hacer bricolaje.

3. Exceso de colonia
Dejar una estela de aroma allá donde vayas es tan rancio y demodé que hasta entiendo que ellos lo detesten. A ellos le interesa saber cómo huele tu piel (y a ti debería interesarte lo mismo) y si ya lo han averiguado y siguen contigo, seguramente es porque les gusta tu olor y no quieren interferencias.

Soluciones:

1.Despliega todas las estrategias posibles para averiguar si le gusta tu perfume (suele funcionar preguntar directamente). Si la respuesta es NO, no insistas y deja de usar esa colonia. Los olores son definitivos en una relación.
2. Vuelve a un valor seguro como la colonia Nenuco.
3.(Y nuestra preferida) Sea cual sea tu colonia, cara o barata, sé sutil y leve con los olores.

4. Pintalabios rojos (que manchen) o gloss pegajosos
Son verdaderamente sexys y hay chicas que lo llevan muy bien, pero ellos no lo acaban de ver. Hay varias teorías al respecto, según mi investigación de campo. Mencionaré dos, una es que una boca roja bien puesta siempre intimida, la otra, que es la que yo suscribo es que el pintalabios rojo suele manchar, con lo cual muchos prefieren mantener una educada distancia de unos labios muy rojos antes que salir con la boca manchada. Un punto y aparte merecen los gloss pegajosos y dulzones. Tres de cada cuatro chicos que conozco los detestan.

Soluciones:

1.Pintalabios rojo permanente (aunque los tonos nunca sean como un rouge clásico).
2.Eliminar los gloss dulzones y pegajosos de tu vida, o al menos de tus citas.
3.(Y nuestra preferida) Pintalabios rojo clásico, y un paquete de klínex en el bolso.

5. Faldas largas
Son volátiles y ligeras y llegaron sin avisar el verano pasado. Por lo que se ve aguantarán este otoño e invierno, botas mediante. Dan un aire bobo (boheme et bourgois) que a las chicas nos seduce y a ellos les espanta. Eso es así. La razón es simple y básica: ¿Dónde están tus piernas? No lo pueden soportar. Y en este apartado no he encontrado excepciones.

Soluciones:

1.Nunca la escojas como out fit de una primera cita.
2.Nunca la escojas para una cena romántica.
3.(Y nuestra preferida) Resérvala para tus días de esparcimiento y soltería.

6. Ropa interior pin up
Es tan trendy, tan hipster, tan moderna, que el concepto se les escapa del todo a los chicos hetero. Tus amigos gays te dirán que es lo más en la seducción, yo te digo, y créeme, que los tira para atrás. Para ellos, a no ser que seas la reina del burlesque, esas bragas en la cintura son un espectáculo antilujuria. Una cosa es ver las postales de los años 30 y considerarlas estéticamente interesantes, y otra, encontrarte a Dita Von Tesse en la cama. Los chicos son de asustarse y salir corriendo por mucho menos que eso. Lo de las sorpresas lo llevan regular y los sustos en la cama les sientan de mal para peor.

Soluciones:

1.No al look total. Si a pesar de todo insistes en el estilo pin up, escoge, sujetador o braga, Ambos es too much.
2.Nunca será una buena solución cambiar un pin up extremo por ropa interior color carne. Siempre hay soluciones intermedias.
3.(Y nuestra preferida) Usa ropa interior bonita pero con menos superficie cubierta.

7. Uñas largas y muy producidas
Les dan miedo. Literalmente. Le parecen armas de exterminación masiva, además las consideran poco higiénicas y peligrosas, para según qué prácticas. La moda de las uñas arty muy producidas y larguísimas se impone en la calle pero ellos no saben explicar por qué (confían y desean que la moda se agote). Se sentían más seguros cuando las chicas llevaban las uñas más cortas y, como mucho, la manicure francesa.

Soluciones:

1.No a los extremos. Si hasta hace nada no nos hacíamos la manicure por qué ahora tenemos que construirnos las pirámides de Egipto en cada dedo.
2.Sea cual sea el largo de tus uñas (aunque aconsejamos encarecidamente la moderación) que siempre estén limpias.
3.(Y nuestra preferida) El sentido común hasta para las uñas es un valor en alza.

8. Bañador
Ellos no entienden este concepto.No entienden qué ha podido pasar para que hayamos hecho el viaje del biquini al triquini y de ahí al bañador en solo dos veranos. Están desolados y no aceptan medias tintas. Harán lo que haya que hacer para que el biquini recupere su monopolio.

Soluciones:

1.Compra un bañador muy sexy pero sé conciente que solo le gustara a tus amigas y a los amigos gay. Serás la trend setter de la playa.
2.Intenta hacer el tránsito del triquini al bañador, a ver si cuela. Pero vaticinamos un fracaso estrepitoso en esta estrategia.
3.(Y nuestra preferida) Sigue con el biquini contra viento y marea, lo tendrás contento, aunque quizás el año próximo tu look sea de viejuna “muy de 2011”. Todo puede pasar.

9. Megapendientes
No es tanto que les espante como objeto decorativo. Es más bien que lo encuentran incómodos, pesados, y fríos en invierno. En fin, que les dan problemas, y no acaban de entender muy bien por qué nos gustan. Un apunte, los pendientes verdaderamente largos sólo lucen en cuellos idem y en chicas altas. Pero cada quien que haga lo que quiera. Con los megapendientes ellos tienen una relación amor-odio. Por un lado, le resultan molestos, por otro, le solucionan los regalos la mar de rápido.

Soluciones:

1.Opta por un tamaño más discreto. Ellos ni notarán el cambio pero se beneficiarán de las ventajas.
2. Atenúa el efecto árbol de Navidad del megapendiente, renunciando a la pedrería y al brillo, si no quieres renunciar al tamaño.
3.(Y nuestra preferida) Si te gustan y consideras que son parte de tu personalidad, no renuncies a ellos. Siempre te los podrás quitar en un momento dado.

10. Cuñas o tacones XXL
Que nadie me malinterprete. A los chicos les pirran los tacones, les gustan cómo perfilan las piernas y les parecen elegantes. Pero lo de altura normal, sobre todo los proporcionados con nuestra altura y nuestro tamaño de pie. La desproporción siempre es fea, y eso lo sabemos desde El Renacimiento. El efecto jirafa no les gusta nada, y lo de ir con una minusvalida temporal incapaz de caminar (con gracia o sin ella) sobre unos estilettos, le da risa. Con las cuñas, el asunto es aún más serio, no sabemos por qué las asocian a los zapatos ortopédicos. Y de ahí no los saca nadie. (Ah, hay un nicho nada despreciable de chicos que aman las zapatillas y las sandalias planas).

Soluciones:

1. Deja los taconazos para cuando necesites dar un golpe de efecto. Todo el día subida allá arriba acabará siendo aburrido para él. ¿Qué vas a dejar para ir de boda?.
2. Si sales con un enemigo acérrimo de las cuñas, puedes taparla con un pantalón largo. Es elegante, con clase y parecerás muy alta.
3. (Y nuestra preferida) Compra zapatos que puedas dominar y huye de aquellos que te dominen.

11. Look monjil o de colegio mayor
Una de las secuelas del furor de las tiendas vintage y de la libre interpretación de la moda de los cincuenta y sesenta es un estilo que podríamos definir entre naif y de colegio mayor, con faldas a media pierna, cuello colegial y mangas. A veces, una rebequita es definitiva. Tiene su gracia y hay chicas que lo llevan muy bien. Suele combinarse con un labial rojísimo. ¿Os suena? El problema es que ellos, a no ser que salgas con un verdadero enterado de las tendencias, no hacen ningún tipo de interpretación sociológica sobre los trasiegos de la moda, y lo que ven es una chica mojigata que tiene que espabilar. Y punto. Eso no les gusta.

Soluciones:

1.Relaciónate con insiders del mundo fashion que sepan quien es Chloe Sevigny y que estén a la altura.
2.Opta por la mezcla, un detalle de niña buena (el cuello colegial o el largo de la falda) con otras tendencias, para amortiguar el efecto Colegio Mayor.
3. (Y nuestra preferida) Pásate de rosca y remata el look con unos zapatos vintage de la década de los 40 ó 50. Al final todo el mundo sabe que las mujeres nos vestimos para nuestras amigas y para gustarnos a nosotras mismas.

Karelia Vazquez (hoymujer.com)

Los diez compromisos de la madre soltera

La madre soltera tiene toda la capacidad de reconstruir su vida, pero hay varios factores que se lo hacen difícil.

• Sigue pensando en “lo que pudo haber sido y no fue” y eso la retrasa en crearse una nueva vida. No puede asimilar que ya no está el hombre que dijo que la amaba. Tiene que reponerse, a la fuerza, del drama de la decepción y de los sueños rotos, y seguir funcionando.

• Está llena de ira, aunque realmente está llena de miedos.
• El padre de sus hijos no contribuye económicamente o aporta con escasez. No obstante, los gastos de los hijos son iguales o mayores con o sin el padre, y aumentan con la edad. La presión económica de proveer lo que sus hijos necesitan y la preocupación de prever su educación son abrumadoras.

• Al padre no le interesa ver a sus hijos. Aunque en algunos casos el contacto con el padre no favorece al hijo, el niño no lo entiende. La madre soltera tiene entonces la carga emocional de los hijos llorando porque “papi no viene”, creyendo que ellos tienen la culpa de que papi no esté con mami y que no se merecen que papi los quiera. Tal vez hasta tiene que manejar problemas escolares o de conducta de los niños a consecuencia de la crisis emocional.

Madre soltera, para aprender a crearte un mundo nuevo, es importante que te comprometas, no con otras personas, sino contigo misma. Así ni tú podrás interferir en tu camino hacia una vida feliz.

Los 10 compromisos de la madre soltera consigo misma:

1. Reconozco mis miedos, los enfrento y actúo a pesar de ellos, hasta vencerlos.

2. Confío en mí y en mi capacidad. Yo soy una mujer valiosa y llena de talentos, capaz de lograr lo que yo deseo.

3. Me niego a ver la escasez y la pobreza como algo permanente en mi vida.

4. No toleraré proposiciones deshonestas en mi trabajo y en ninguna situación (ni de conocidos o ex amigos en común) por temor a no alimentar a mis hijos. Tampoco toleraré maltrato de mi ex pareja o el padre de mis hijos, ni accederé a tener intimidad con él como chantaje para que pague manutención. Me respeto a mí misma.

5. Nunca veré como limosna lo que pertenece a mis hijos por derecho. Estaré dispuesta a defender ese derecho.

6. Haré planes claros para mi presente y mi futuro. No permitiré que me desvíen de ellos con voces de desaliento ni manipulaciones.

7. Estaré alerta para que mi soledad, mi desesperación, falta de dinero y ansiedades no me lleven a tomar decisiones precipitadas e incorrectas de pareja.
(La primera vez, una se casa solamente por amor. La segunda, hay que agregarle a los criterios de selección lo siguiente: responsabilidad económica, buen trato, respeto, compromiso, colaboración en el hogar y en las metas personales y mutuas, y amor maduro e incondicional).

8. No confundiré a mis hijos relacionándolos con los hombres a quienes estoy en proceso de conocer. No les permitiré a esos hombres que asuman autoridad sobre mis hijos.
(Espera a recuperarte de tu relación anterior antes de involucrarte seriamente con otra pareja. Se recomienda esperar al menos dos años para sanar, evaluar lo anterior para no repetirlo y aclarar lo que quieres para tu vida. Esto no se acostumbra y la mayoría de las mujeres atraen el próximo fracaso).

9. Controlaré y administraré mi dinero y mis finanzas. Aprenderé a hacerlo y no permitiré que nadie lo haga por mí.

10. No me desquitaré con mis hijos las iras que me causen los demás o su papá. Los disfrutaré formando un equipo con ellos.

Cada pequeño triunfo te va a fortalecer para el próximo paso. De los peores momentos, del más profundo dolor y de la decepción saldrá de ti una fuerza arrolladora y decidida a llevarte el mundo por delante. Una madre equilibrada y centrada es lo que necesitan los hijos sin padre.

Incluye a tus hijos en tu plan de vida. Tu éxito con ellos te va a demostrar la gran mujer que eres. Lucha por tus sueños y por los de ellos. Ayúdalos a crecer, educarse, escoger lo que les conviene y ser felices. A la par con esto, cuida de ti, cultiva tus talentos y vence. Constrúyete un mundo nuevo. Ese será tu orgullo, tu triunfo y tu mejor “¿venganza?”.

Fuente: Buenos padres

Cómo evitar que la separación de tu pareja afecte a tus hijos

Uno de los episodios más tristes que puede pasar un niño o adolescente en su vida es ser testigos de la separación de sus padres. Se estima que la mayoría de niños logra adaptarse bien al divorcio, pero un 20% a 25% desarrolla síntomas graves. Según expertos, el impacto psicológico del divorcio varía de acuerdo al género y a la edad del menor, siendo los niños de ocho y nueve años los que presentan más ansiedad que los mayores.

Lo más probable es que también lo manifiesten con problemas de bajo rendimiento escolar, cambios negativos en su conducta, autoestima baja, depresión y tristeza, mientras que los adolescentes se sentirán inseguros de poder sostener una relación duradera. Según la doctora Elsa Orlandini, Sicóloga de familia en Miami, Florida, esta situación puede ser más llevadera, pero para ello es importante que la pareja se una y haga el esfuerzo por hacer que el niño no sienta los efectos de esa separación.

¿Cómo podemos hacer para que nuestros hijos no sufran cuando hay una separación?

“Es inevitable que nuestros hijos se sientan afectados cuando sucede una cosa así, lo que podemos hacer es minimizarlo, siendo más abiertos y comunicándole las cosas que son apropiadas con las edades que tienen. Por ejemplo, no entrar en detalles del porqué no funciono el matrimonio, pero sí enfatizar en que mamá y papá van a estar siempre pendiente de él”.

¿Qué debemos proyectar a los niños en esas circunstancias?
“Los niños se dan cuenta de las emociones de los padres. Si ven a la mamá o al papá aislados, irritables o llorando, el niño lo va a captar. Lo importante es tratar de proyectar que no está pasando nada para que ellos no perciban que su hogar se está derrumbando”.

¿Qué acciones puede ayudar al niño para no sentirse mal?
“Es demostrarle con los brazos abiertos cuánto los quieren, que la separación no cambiará las cosas y que lo único que va a cambiar son los hábitos y que lo verá siempre”.

¿Y en los adolescentes como puede afectar?
“Afecta de diferentes maneras. El adolescente o pre adolescente experimentará sentimientos conflictivos y en muchos casos se pondrán rebeldes y se sentirán culpables de la situación en su casa.

¿El hecho de que no haya una separación amigable cómo afecta al niño?
“Puede ser que se sientan confundidos. Hay padres que usan a los niños y suelen ponerlos en contra de la madre o viceversa. Aunque los padres ya no se quieran tienen que tratar de tener una buena comunicación por el bien de los hijos.

Las visitas a los hijos debe ser una vez cada quince o todas las semanas. ¿Qué es lo más saludable?
“Depende de si el padre es responsable y cumplirá con verlo todas las semanas. Dejarlos plantados les creará un sentimiento de rechazo y lastimarán su autoestima. Es por eso que es mejor que sea cada quince días”.

Hay niños que viven tres días a la semana con un padre y cuatro con el otro. ¿Es eso negativo en la educación del menor?
“Los padres que optan por este sistema deben hacer todo lo posible para no hacer sentir al menor los cambios en ninguna de las dos casas. La transición entre hogar y hogar debe llevarse a cabo de una manera normal, que todo lo que tiene en la casa de la mamá, también la tenga en la del papá, así no tendrá que andar con una maleta y sentir que se está mudando, porque eso le creará en el futuro inestabilidad.

A continuación ofrecemos algunas recomendaciones importantes que debes tomar en cuenta si estás pasando por este difícil proceso y no sabes cómo actuar:

+ Asegura a tus hijos que ellos no tienen ninguna responsabilidad por el divorcio.
+ Facilita la relación de tu hijo con su padre, siendo flexible en los horarios.
+ No demuestres al niño lo que está sucediendo en casa, evita cualquier episodio de violencia o malas palabras frente a tus hijos.
+ Si tienes discusiones a consecuencia del dinero, no involucre al niño, todo lo contrario, enfatiza de que todo va a estar bien y que van a luchar por su felicidad y lo quieren igual.
+ Llámalo a diario, mantente pendiente de lo que le sucedió en el día.
+ Estimúlalo cuando le mencionan que ha obtenido un logro.
+ Resalta al niño cuántas personas se preocupan por él o ella (abuelo, amigos, profesores) y todos desean que sea feliz.

Fuente: Buenos padres

Tengo novio… ¡con hijos!

Hace nueve años tome la decisión de convivir con mi novio. Era el comienzo de una nueva vida para mí, vida que en algún momento se volvió una tortura. Desde el comienzo de la relación él me confesó que tenía una hija. Yo era joven, soltera, profesional, sin hijos y llena de muchas ilusiones. Siempre estuve dispuesta a tratar a su hija y como tenía muchos primitos pequeños en ese entonces, además de una sobrina, me consideraba una “experta” con los niños.

Las veces que había compartido con la niña me había percatado que era un poco engreída y siempre tenía un tantrum por algo. Una vez nos mudamos juntos los fines de semana que la niña venía de visita se volvieron literalmente una tortura. Desde su llegada monopolizaba la TV, durante ese fin de semana estaba destinada a ver muñequitos casi 24 horas. Las cosas eran como ella decía, cuando ella decía y me tuve que acostumbrar a frases como “cállate”, “tú no eres mi mamá”, “esto es mío”, “esta es la casa de MI papá”… En fin, tengo tantas anécdotas que podría escribir todo un libro.
Si malo era lidiar con la niña, peor fue hacerlo con el papá que para mí tenía el “síndrome de papá divorciado”. Una vez ella llegaba yo me convertía en un cero a la izquierda, mi opinión no valía, era como hacer una pausa en nuestra vida para rendirle pleitesía a su hija. Cuando un día tuve el atrevimiento de cuestionar su comportamiento la contestación fue la siguiente: “ella es mi hija y sólo la veo dos fines de semana al mes. Así que cuando ella este aquí, ella puede hacer lo que quiera”. Traté de plantearle la idea de que a la larga no le hacía un favor a su hija, pero eso de nada sirvió.

Nuestra relación se vio afectada, yo lloraba constantemente y me preguntaba por qué tenía que vivir aguantando esto. Tenía juventud, un buen trabajo, podía valerme por mí misma, pero en mi casa me enseñaron que los problemas hay que enfrentarlos y salir corriendo de allí era actuar como una cobarde. Así que busqué ayuda, fui a terapias y logramos tener una mejor comunicación de pareja, pero sobre todo, él abrió los ojos y se dio cuenta del error que cometía.

Este proceso duró unos años, pero después de nueve años y tres nuevos hijos, las cosas han cambiado mucho, me he sentido de alguna forma victoriosa de haber podido encaminar la relación y sentirme satisfecha con la vida que tengo ahora.

Ahora, si me preguntan qué relación tengo con la niña, que ahora es una adolescente, pues la historia es otra. Después de tantos insultos, tantrums, mentiras -como la vez que me culpó de tirarle la puerta y romperle el labio-, pues decidí que cuando ella estuviera en la casa yo seguiría mi vida como si ella no estuviera. Por ejemplo: Al principio ella monopolizaba la TV, luego decidí que cuando yo quería ver algo simplemente llegaba, decía voy a ver mi programa, y acto seguido cambiaba el canal. Allá iba la niña a dar la queja, pero yo estaba en todo mi derecho y así lo defendía. Antes planificaba actividades para que ella compartiera con mi familia, desde que decidí cambiar de actitud planificaba todo para cuando ella no estuviera y así de cierta forma la fui marginando de mi vida.

No justifico mi actitud y admito que quizás no fue la correcta, pues en vez de tener una relación cordial y saludable con ella, la relación entre nosotras acabó de morir. Me siento afortunada de que en los últimos años viene poco, así que son contadas las veces que tengo que lidiar con ella durante el año.

Recientemente conocí una chica joven, con un novio con una niña y me he sentido identificada con ella. Fuimos a almorzar juntas hace un par de días y me contó situaciones similares a las que yo tuve al principio. Actualmente está separada de él. Mi consejo más sincero fue decirle que si ella realmente estaba dispuesta a luchar que lo hiciera y que se mirara en mi espejo, pero que si de lo contrario podía rehacer su vida por otro lado que optara mejor por otro camino.

Pero como dicen: “en el corazón nadie manda” así que si al igual que mi amiga te encuentras en una situación similar y aún así decides continuar no dejes que al final te suceda como a mí. La verdad me habría gustado tener una mejor relación con mi hijastra, pero no es así. Es por esto que me di a la tarea de buscar qué recomiendan los expertos en el tema y te ofrezco algunos consejos que te pueden servir:

– Los adultos deben comprender que de buenas a primeras, los niños pueden rechazar la nueva figura y cuestionar su autoridad. Inconscientemente perciben a la nueva pareja como su oponente.

-Hay que estar conscientes además, de que estos cambios pueden causar sufrimiento en los niños y provocarles inseguridad.

-Es aconsejable no adoptar el rol de mamá, pues ese lugar ya tiene dueña. Es mejor que la relación se vaya dando poco a poco y que sea el niño quien determine que rol tendrás en su vida.

-La educación del niño debe ser determinada por su padre y madre biológicos, pero eso no debe excluir que se le haga cumplir las reglas del hogar con su nueva familia.

-No trates de ganarte su cariño comprándolo con objetos materiales.

¡Mucho éxito en tu nueva relación!

Fuente: Buenos padres

Los retos de los padres solteros

soltero.

Aunque tu plan de vida no era afrontar la paternidad en solitario, es así como debes hacerlo. Ya sea porque nunca estableciste un hogar con la madre de tus hijos, por haberte divorciado o por haber enviudado, hoy tienes que fungir tu papel de padre sin la presencia y el apoyo de una mujer.

Mucho se habla de los retos que enfrentan las madres solteras con respecto a la crianza y cuidado de los niños, y de lo que deben y pueden hacer para balancear la vida laboral con el cuidado de un hogar. Pero pocas veces se habla de lo que tú necesitas hacer para hacer para afrontar airosamente este desafío, que aunque sin duda es siempre gratificante, puede ser también muy intimidante.
PADRES SOLTEROS QUE VIVEN CON SUS HIJOS

Papá viudo.Naturalmente ésta es una situación difícil que en un principio será muy dolorosa para ti y para tus hijos, y dependiendo de las edades de los chicos, ellos notarán en mayor o menor medida la ausencia de su madre. Pero aunque te resulte casi imposible verlo así, no se trata del fin del mundo. Muchos padres son capaces de criar exitosamente a sus hijos, y tú no tienes por qué ser la excepción.

-Fortalece tu nueva estructura familiar
Convéncete a ti mismo -y luego a tus hijos- de que no es una tragedia crecer sin una mamá. El recuerdo de ella siempre podrá reconfortarlos, y será tu tarea mantener vivo ese amor que tú sentiste por ella y que ella sintió por sus pequeños. Atrévete a contarles a tus hijos historias sobre el tiempo que estuvieron en el vientre de su madre, y también anécdotas que les hagan saber que nacieron en un hogar lleno de amor. No te lamentes porque tu esposa no esté con ustedes, porque ese sentimiento no te nutrirá en absoluto. En cambio, cuando tus hijos alcancen alguna meta, puedes hacerles saber que su madre se habría sentido tan orgullosa como tú lo estás de ellos.

-Manténte cerca de tus hijos
Son varias las razones por las que los hijos toman a sus madres como confidentes -conviven más tiempo en casa con ellas y el carácter de las mujeres suele ser más dulce que el de los hombres, por ejemplo-, pero a falta de ella, tú debes ocupar ese papel en la familia. Manténte atento siempre a las aficiones e inquietudes de tus hijos, para que sin necesidad de presionarlos, ellos acudan a ti para contarte lo que les pasa día a día y también para pedir tu consejo cuando se sientan confundidos.

Papá divorciado.Cuando una relación termina también existe el dolor, pero el hecho de no perder a un ser querido hace que sea un tanto más sencillo aceptar que la dinámica familiar tiene que sufrir cambios. No te sientas culpable por haber obtenido la custodia de tus hijos, y mejor ocúpate de proveerles un hogar ordenado, sano y lleno de amor.

-No te olvides de que mamá existe
En un caso así, y sin importar las razones por las que te hayas separado de tu mujer, es primordial que jamás permitas que tus hijos te escuchen hablar mal de ella. Incluso, debes procurar mantener una buena relación amistosa con ella, para que siempre puedan dialogar y llegar a acuerdos que beneficen a sus hijos. Aunque en un futuro entables una nueva relación de pareja, no pretendas que esta mujer ocupe el lugar de la mamá de tus niños, y nunca dejes de darle a tu ex pareja la importancia que se merece en la vida de tu familia.

-Déjate ayuda
Rodéate de gente que te quiera a ti y quiera a los niños. Siempre es bueno contar con alguien que te escuche y te aconseje, y que también pueda enriquecer la vida de tus hijos. Manténte cercano a tus padres y hermanos, porque las visitas de los abuelos y tíos siempre le vendrán muy bien a los chicos. Haz todo lo que esté en tus manos para que tu casa sea un lugar alegre en el que tus hijos se sientan cómodos, felices, y por el cual desarrollen un gran apego.

PADRES SOLTEROS QUE NO VIVEN CON SUS HIJOS

Los papás divorciados que no tienen la custodia de sus hijos muchas veces sufren por la distancia que existe entre ellos y sus pequeños. Perderse detalles de su crecimiento, no poder intervenir en los patrones de educación, no contar con su compañía y cariños diarios, es sin duda difícil. Pero de ti depende que la distancia sea más llevadera y que de poco en poco se note menos.

-Busca formas nuevas de mantenerte en contacto con ellos
Envíales tarjetas de cumpleaños, comparte bromas con ellos por e-mail, averigua si puedes sumarte a su cuenta de IM y/o Facebook. Muéstrales fotos de actividades que hagas por tu cuenta, para que ellos también sientan el deseo de compartir sus cosas contigo. Entre más cultives ese lazo, tanto su madre como ellos buscarán la manera de que puedas pasar más tiempo con ellos. Procura asistir a las actividades de su colegio y nunca falles a los compromisos que hagas con ellos.

-Haz de tus hijos tu ‘cita’ más importante
En cualquiera de los casos -vivas o no con ellos-, debes aprender a manejar tus actividades para poder dedicarles el tiempo necesario a tus hijos. El dinero que ganas para proveer a tus hijos de todo lo que necesitan, pierde su valor si no tienes tiempo para disfrutar sus frutos en compañía de ellos. Por más prisas o cansancio que tengas DEBES buscar espacios en tu agenda para comer, ver televisión, pasear, platicar y reír con tus hijos. Siempre que puedas, comparte un momento con ellos.

-Sigue creciendo como persona
Todo lo que hagas en pro de tu salud física y mental saldrá a la luz cuando estés cerca de tus hijos. No querrás dedicarte sólo al trabajo, porque cuando pases un rato a solas con tus hijos no tendrás mucho de qué platicarles. Además de ser padre eres un hombre que debe relajarse y divertirse. No olvides que tus hijos te ven como un modelo a seguir, así que tus hábitos, pasiones y carácter, siempre serán inspiración para ellos.

Fuente: Buenos padres.

La moda del tupper sex

Cremas de sabores, polvos con aromas sugerentes, consoladores con varias marchas y lubricantes que prometen intensificar el orgasmo. diseccionamos ‘la maleta roja’ para ver cuánto de ciencia hay en ella.

Una vez pulsado el botón es difícil parar. Elegante, sexy, innovador, de dimensiones perfectas y diseños que van más allá de la perversión. Su vibrante y aterciopelado glande incita a la lujuria a la velocidad y potencia de vibración que una necesite hasta estremecer el último poro de la piel. ¡Y así, que pasen mil horas!

En cualquier reunión de tuppersex, el vibrador es recurrente y siempre hay alguno de última generación que dejaría desaborido al mismísimo Marlon Brando, tan voluptuoso con su mantequilla en El último tango en París. Ya en aquella época, cuando todos parecíamos eremitas resistiendo tentaciones, cada cual sacó a relucir su artillería erótica: nata, vaselina, crema de chocolate… Exquisita y de texturas impecables, pero demasiado enclenque para tan magnos propósitos, ya que estas y otras sustancias grasas caseras perforan el látex del preservativo con diminutos orificios que, aunque imperceptibles al ojo humano, dejan escapar virus y microbios que causan irritaciones en las mucosas internas del ano. Además, alteran el pH de los tejidos de la vagina, rompiendo así la barrera de protección que impedía el crecimiento de microorganismos patógenos. Quedaba también pobre el recurso de la saliva, tan ancestral como el mismo sexo, pero algo escasa en densidad y de efecto demasiado fugaz.

Sin embargo, en los últimos tiempos, la nouvelle cuisine del sexo ha llegado a nuestras despensas. Lubricantes, aceites, preservativos, cremas y juguetes sexuales se han vuelto indispensables. Avivan el juego sexual, incitan a la pasión, facilitan la penetración y prolongan la erección. ¿Pero qué misterio científico esconden?

El secreto está en la composición

Lo primero que destaca es su mejora: materiales de primera calidad (como la silicona médica) e hipoalergénicos, diseños ergonómicos e ingredientes sacados de la cosmética tradicional y las investigaciones más avanzadas para alcanzar emociones cada vez más fascinantes. La clave está en dar con productos que, además de excitantes, sean inocuos y mantengan la movilidad del esperma. “Más vale un cambio de aceite a tiempo que recurrir a otros tratamientos más costosos y fatigosos”, dice el endocrinólogo de Memphis William H. Kutte. De hecho, él ha ideado un lubricante que favorece la concepción.

Casi siempre bajo nombres comerciales muy sugerentes, cada uno describe su particular fórmula magistral de la pasión. Para el hombre que busca sensaciones extremas, el mercado ofrece estimulantes de alta tecnología que mejoran el riego sanguíneo del pene. ¿El secreto? Aplicarlo en suaves masajes en puntos estratégicos: el glande y las zonas anterior y posterior del pene. Incluyen zinc, tan importante en la producción natural de testosterona; dopamina, un eficaz transmisor que mejora la sensibilidad y potencia el deseo; y extractos de la planta Epidemium, que libera testosterona y aumenta la función eréctil. Pero es solo una mínima muestra.

El resultado, un esperma más saludable, un conteo de espermatozoides más alto y erecciones fuertes y muy resistentes conseguidas gracias al aumento del flujo sanguíneo hacia los cuerpos cavernosos del pene. También en el caso de la mujer, cada activo o nutriente está pensado para intensificar el orgasmo. Su cosmética mezcla sustancias como Tyrosine, necesaria para que el cuerpo produzca óxido nítrico y así la sangre fluya mejor a través de las arterias, incluidos los órganos sexuales; además de cafeína o té verde, que lubrican su vagina, aumentan la libido e incrementan la sensibilidad vaginal.

El resto son aderezos que multiplican los efectos de una desaforada pasión: diferentes ritmos de vibración y velocidad, funciones variadas para estimular el clítoris, acabados que permiten alcanzar el punto G, siliconas de tacto suave similar a la piel humana, olores intensos e incluso aptos para el paladar. Todo con tal de aprovechar las posibilidades y eludir la rutina.

Su posición se definió cuando el mercado erótico salió de la farmacia hacia fines más lúdicos y hedonistas, lo que permitió la desgenitalización de la sexualidad.

Aunque al final, la eficacia está ligada a la predisposición de cada uno, y aún no se ha inventado juguete que supla eso.

Fuente: QUO

Aumentan los casos de adicción al sexo en la red

USP Dexeus ha alertado de un aumento de los casos de adictos al sexo debido al ‘cibersexo’ (sexo virtual), que afecta prácticamente por igual a hombres y a mujeres.

Según un estudio de la institución sanitaria, la adicción al sexo afecta a entre un 6% y un 8% de la población, teniendo más lugar entre los hombres (85%) que en las mujeres (15%).

USP Dexeus ha explicado que la adicción al sexo es una conducta sin control sobre el comportamiento sexual que causa dependencia y síndrome de abstinencia.

“En el momento en que una conducta tan placentera como el sexo se vive como una necesidad imperiosa, se convierte en un comportamiento inevitable y deteriora las relaciones familiares, afectivas, sociales, económicas y laborales”, según señala USP Dexeus.

Además, celebra que los casos del golfista Tiger Woods y del actor David Duchovny han ayudado a hacer visible esta enfermedad, que afecta entre un 6% y 8% de la población, aunque estas cifras se deben tomar con cautela, ya que están aumentando las modalidades de adicción al sexo.

El jefe del Servicio de Psiquiatría y Psicología de USP Dexeus y experto en adicción al sexo, Josep Maria Farré, explica que “con las nuevas tecnologías y la era de Internet, la mensajería instantánea y los chats, se han descubierto nuevos casos de personas enganchadas al sexo virtual, pero la tendencia es que se expanda a conductas más mecánicas, breves, sin obligaciones ni responsabilidades.”

No existe un perfil de adicto al sexo, pero algunas características que lo identifican son un impulso alto, intenso sentimiento de culpa, autorreproches, negación, minimización y falsa percepción de control y distorsión.

Según Farré, “las personas con características impulsivas, con control deficiente y búsqueda excesiva de novedades, o con tendencia al fracaso social tienen cierta predisposición. El estrés y la baja tolerancia a la frustración también pueden llevar a desarrollar esta adicción”.

Fuente: Rompecabezas médicos

La crisis disminuye la tasa de divorcios en España

Cantabria fue una de las cinco comunidades autónomas en las que aumentó la cifra de divorcios en 2011, en contra de la tendencia nacional, ya que en el conjunto del país la crisis ha hecho que las rupturas matrimoniales caigan hasta niveles de hace diez años.

Los costes económicos que implican el mantenimiento de dos viviendas y la duplicidad de gastos en caso de separación o divorcio han hecho que los divorcios, separaciones y nulidades disminuyeran un 2,3 por ciento en 2011 en España con respecto al año anterior, al pasar de 127.682 a 124.702.

La demógrafa investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Teresa Castro, explica que en los últimos cuatro años no solo se ha cortado la tendencia creciente de las rupturas matrimoniales, sino que se ha registrado un descenso a niveles de 2001 o 2002.

Los costes de separarse implican dos viviendas y, en la actual situación de crisis económica, hay parejas que quieren separarse, pero no pueden permitirse sufragar sus necesidades económicas.

Castro destaca el aumento de parejas jóvenes que no se casan, sino que optan por uniones de hecho, que tienen unas tasas de separación más altas que los matrimonios por su carácter heterogéneo.

Hay un dato que revela la importancia de las uniones de hecho: el 20 por ciento de los niños en España nace en este tipo de uniones, lo que supone uno de cada cinco nacimientos.

Además, el perfil de las mujeres que rompen su matrimonio está cambiando, ya que antes las féminas más educadas se divorciaban más que las menos educadas porque disponían de más recursos, mientras que ahora todos los estratos sociales se han igualado en el acceso al divorcio.

El portavoz de la Unión Estatal de Asociaciones y Federaciones por la Custodia Compartida (UEFACC), Fernando Basanta, subraya que desde la entrada en vigor de la ley del divorcio “exprés” en 2005 las rupturas matrimoniales han ido en aumento, pero la crisis ha motivado un descenso por razones económicas.

“Divorciarse es muy caro porque hay que pagar abogados, los gastos se duplican y se necesitan dos viviendas, en lugar de una”, precisa Basanta, quien expresa su preocupación por el incremento de las disoluciones de matrimonios “por vía contenciosa” en torno a seis puntos desde el año 2005.

En la actualidad, por cada tres matrimonios que se celebran, se tramitan dos divorcios, precisa el portavoz de UEFACC antes de afirmar que “España se ha convertido en una sociedad divorcista”, en la que la gestión de las separaciones “cataliza la conflictividad en el seno de las familias”.

La UEFACC ha reclamado al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, un cambio en la legislación para que la custodia compartida se convierta en un derecho de los niños, con el apoyo de las mociones aprobadas hasta el momento por 370 ayuntamientos que representan a 9 millones de ciudadanos.

El portavoz del Foro Español de la Familia, Benigno Blanco, estima que un nivel de rupturas matrimoniales como el que hay en España supone “un problema social muy serio”.

Una ruptura matrimonial conlleva “un fracaso en términos personales y sociales”, que “afecta a los cónyuges y a los hijos, es un elemento de inestabilidad y empobrecimiento personal e implica un coste extra para el Estado”, argumenta Blanco.

A su juicio, la ley del divorcio exprés y la ley del matrimonio homosexual del año 2005 han producido un aumento de las rupturas matrimoniales y una caída de la tasa de nupcialidad.

El Foro Español de la Familia ha planteado una iniciativa para que los esponsales puedan elegir en el Registro Civil entre el matrimonio “blindado”, más serio y con mayor protección, y el matrimonio “exprés” actual, sometido a la solubilidad de los tres meses.

Blanco considera que en España hay que potenciar la orientación, la mediación y el apoyo, cuando surgen los primeros síntomas de problemas matrimoniales, como se está haciendo en otros países.

Según el estudio “La justicia dato a dato” de 2011 del CGPJ, los divorcios descendieron un 1,9 por ciento, de 119.554 a 117.179, mientras que las separaciones se redujeron un 7,7 por ciento, de 7.962 a 7.347, y los matrimonios declarados nulos aumentaron de 166 a 176, un 6 por ciento.

De las 117.179 rupturas matrimoniales definitivas que se contabilizaron en el conjunto de España el año pasado, 68.851 fueron de mutuo acuerdo y las 48.328 restantes fueron no consensuadas.

También hubo 7.347 separaciones, de las cuales 4.872 fueron de mutuo acuerdo y las restantes 2.475 sin consenso.

El número de divorcios se redujo el año pasado en todas las comunidades autónomas con respecto a 2010, excepto en Galicia, Castilla-La Mancha, Cantabria, Navarra y La Rioja, donde aumentó para situarse en 6.927, en 4.359, en 1.385, en 1.287 y en 694, respectivamente, mientras que en Canarias se mantuvo estable en 6.564.

En términos absolutos, Andalucía fue la región donde más parejas se divorciaron, hasta 22.023, seguida de Cataluña, con 20.911, y Madrid, con 15.777.

Por el contrario, se registró un menor número de divorcios en La Rioja, con 694 casos, Navarra, con 1.287, y Cantabria, con 1.385.

Las separaciones bajaron en todos los territorios, salvo en Galicia, Aragón, Cantabria y La Rioja, donde se incrementaron hasta 412, 176, 82 y 33, respectivamente.

Fuente: Mujerhoy.com

Internet y el amor 2.0

En 2009, el peor año de la crisis financiera en Estados Unidos, hubo una profesión nueva que resistió todos los embates bursátiles: las ‘matchmakers’, esas personas –casi siempre mujeres- que se encargan de emparejar gente presumiblemente afín que buscaba compañero en Internet. Cuando todo se venía abajo la gente seguía buscando el amor o el sexo, según el caso. En España, en enero de 2012, las suscripciones a los portales para buscar pareja subieron un 80% respecto al año anterior.

Si antes confiábamos en el azar y el destino para conocer al hombre y a la mujer de nuestra vida, ahora no queremos dejar cabos sueltos. Hartos de equivocarnos, nos ponemos en manos de algoritmos matemáticos que aseguran que también se sustentan en la química y en las hormonas para decidir por nosotros quien nos conviene. Las matchmakers se encargan de convencernos. En Estados Unidos son personajes que se pasean por los platós de televisión, aquí son más discretos, permanecen tras bambalinas y solo hace recomendaciones. Eso, al menos me ha contado Mila Cahue que ha trabajado como Matchmaker en Meetic.com. “Mis recomendaciones son solo orientativas, me dijo pero a continuación agregó: “Si tienes un 87% de compatibilidad con alguien según el algoritmo, hay que verse las caras porque hasta entonces no habrá nada seguro. En cambio, con alguien con quien consigues un 15% de compatibilidad no hay que molestarse en quedar.

Minimizar el margen del error, ir al seguro, acortar todo lo posible la incertidumbre y la travesía del desierto. No perder tiempo. Son todas, nuevas prestaciones que la tecnología ha agregado a nuestras milenarias tácticas y estrategias de apareamiento. Hay quien dice que también le ha quitado emoción y romanticismo al asunto. Otros argumentan, como la psicoterapeuta Mariela Michelena que saber que en teoría hay todo un mercado para escoger, introduce una falsa sensación de intercambiabilidad que no favorece las parejas de largo recorrido.

Sea como sea, después de varios años de peregrinaje por los diferentes sitios de ligue en Internet, usuarios, investigadores y hasta uno de los fundadores del negocio, Gary Kremen, creador de Match.com han tenido experiencias de todo tipo en estas lides. ¿Funciona el asunto? ¿Quién tiene más probabilidades de encontrar pareja, aquellos que se ponen a ello con cálculo y frialdad suficientes para someterse al ensayo error continuo sin que se les mueva un músculo de la cara, o los que en modo zen dejan fluir las energías y las potenciales parejas?

Gary Kremen, el fundador de Match.com, sufrió en sus propias carnes los efectos de su invento. En 1995 cuando fundó el portal había poca gente pululando en Internet buscando pareja. Gary necesitaba cobayas para probar la eficacia de emparejarse on line y cometió el error de dar de alta a su novia en el servicio. La chica encontró a otro, se enamoró y lo dejó más tirado que una colilla. La típica historia del cazador cazado.

Si antes se ocultaban las andanzas por Meetic y otros portales de contactos, ahora se airean las batallitas y se publican todas las meteduras de patas y todo el muestrario de falsos positivos con que hemos probado suerte. Aquí podemos leer los seis meses de un chico del Levante español en Meetic. Es duro pero es una buena manera de constatar que nuestra evaluación de los posibles candidatos en Internet es cruda, y a medida que vamos aprendiendo, el tiempo para demostrar si el otro es válido se acorta cada vez más.

Es importante saber qué terreno pisamos ahora que hasta el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) reconoce que más de la mitad de los solteros españoles ya buscan pareja en Internet. Por ello, hemos buscado a los que investigan y evalúan nuestro comportamiento on line para intentar delucidar si Internet sirve para buscar pareja o si funciona simplemente como un bar de ligoteo barato y de corto recorrido. Por ejemplo, Dan Ariely, un prestigioso economista del comportamiento cree que las citas on line no llevan a ninguna parte y que son, salvo honrosa excepciones, un desastre. Su argumento es que el único criterio que tenemos para elegir es una foto y un perfil donde la gente se describe más como quisiera ser que como realmente es. Con esta información las probabilidades de error se disparan, dice. “Es la complejidad de vivir una experiencia completa con el otro lo que te dice si alguien te gusta o no. Así que ha montado una web para experimentar el apareamiento de otra manera, simulando citas reales. “Las citas son algo más que sentarse en una habitación e interrogarse uno al otro, tienen más que ver con experimentar algo juntos en el mundo real, salir y ver al otro interactuar con el mundo, qué música le gusta y cuál no, qué fotos le gusta, cómo come, cómo se relaciona con la gente y una gran cantidad de aspectos no explícitos”, dijo a The Guardian en una entrevista. En el sistema de apareamiento online que este economista está experimentando cada posible contacto es como un avatar que te pasea por su vida. Hay más inforaciòn que en una foto y un perfil, lhay músicas, hay una simulación del sitio donde vive, de sus amigos, de sus lugares favoritos. Se trata de decidir ir ala primera cita con una idea más exacta de quien es el otro.

Para el filósofo francés Alain Badiou, autor de In Praise of Love el problema de las citas on line es que destruye la idea romántica del amor ofreciendo la promesa del riesgo mínimo. Badiou se revela contra la publicidad de algunos portales que parece que venden un seguro de vida: “Consigue el amor sin riesgo” “Uno puede encontrar el amor sin enamorarse” “Puedes enamorarte completamente sin tener que sufrir”. Badiou dice que nadie puede dar esas garantías y que una pareja no es una póliza de seguro a todo riesgo. Es un mal punto de partida para empezar una relación. Para él el amor es aventura y riesgo, no seguridad y confort. Pero él reconoce que en las sociedades modernas esto es un pensamiento que no gusta porque el amor se considera “un riesgo inútil”, una idea que amenaza, en su opinión, la propia existencia de ese sentimiento. Ante el más mínimo contratiempo salimos pitando.

El sociólogo Claude Kaufman, de la Universidad de la Sorbona, cree que la clave del fracaso de las citas on line tiene una razón fundamental, que ha nacido una nueva actividad de ocio de la que todos queremos disfrutar sin consecuencias. Se llama sexo. “El sexo es una actividad divertida que no tienen nada que ver con la monogamia, el matrimonio o la maternidad, es un divertimento. Gracias a los portales de citas on line hay un vasto supermercado donde abastecerse de amor y sexo donde cada quien puede tomar lo que quiera, según sus deseos y necesidades del modo más eficiente posible. Todo lo que se necesita es abrirse un perfil, y ellos pagar una modesta cantidad de dinero”. Para él el problema es que el amor y el sexo son en cierto modo “opuestos”. “Uno puede intercambiarse por dinero y el otro se resiste a ser reducido a términos económicos. El problema es cuando queremos las dos cosas al mismo tiempo, sin darnos cuenta de que no son lo mismo, y la citas on line intensifican esa confusión”. Para Kaufam, en la época de las citas on line y el speed dating (primeras citas que transcurren en siete minutos) la idea mayoritaria es conseguir relaciones breves que supongan el máximo placer con el mínimo compromiso. La idea de que siempre se podrá encontrar sustituto en Meetic o en cualquier otro portal reduce a cero el miedo a no encontrar la próxima cita.

A pesar de todos los temores de los académicos, el mundo se llena de parejas que no se han conocido en un bar ni en una fiesta de amigos sino teclado y pantalla mediante. Este reportaje de The Guardian llamado The way we love now (El modo en que ahora amamos) se dedicó a entrevistar a parejas consolidadas a empezar su relación en Internet) . El reto de los investigadores de nuestras tácticas de apareamiento es determinar si estas historias de amor son excepciones o son la regla. O si por el contrario, lo normal es estar en una interminable situación ensayo error cuando buscamos pareja en Internet. ¿Cuál es tu experiencia?

Fuente: Mujerhoy.com