Amistad, ¡divino tesoro!

Hacer amigos no debería ser cosa de niños o adolescentes. Aunque hayamos cumplido los 30, 40 o 50 años, seguimos evolucionando como personas y no somos solo madres, esposas o trabajadoras. Los amigos son espejos que nos reflejan, nos revelan cosas de nosotras mismas, nos ayudan a crecer y desahogarnos y son una fuente de apoyo y cariño al margen de la pareja.

Hasta los científicos recomiendan cultivar la amistad. Un reciente estudio de la Universidad de California (EE.UU.) asegura que pasar un buen rato entre amigas segrega oxitocina, también conocida como la hormona del bienestar, porque reduce el estrés y nos vincula a otras personas. Y sí, sí que se puede seguir haciendo amigos de mayor. ¿Cómo?

Revisa tus contactos

¿Tienes amistades que ya han “caducado”? Decídete de una vez y bórralas de tu agenda si te producen malestar, incomodidad o tensión, al devolverte una imagen obsoleta de ti misma. Para compensar, intenta recuperar el contacto con esos amigos cuyo recuerdo te despierta una sonrisa… aunque les perdieras la pista hace ya algún tiempo.

Dosis de oxígeno

Muchas veces, los amigos te dan lo que tu pareja no puede, y eso es bueno para ti y para tu relación. Ten amigas con las que puedas compartir aficiones que a tu chico no le interesan, o amigos varones con los que puedas hablar de relaciones y sexo sin estar involucrada. Y viceversa: acepta que tu pareja también tenga su propio grupo de amistades.

Amplía el círculo

¿Dónde puedes conocer a nuevas personas? Hoy, en numerosos sitios. Apúntate a cursos, talleres, actividades, fiestas, salidas con amigos que llevan a otros amigos a los que todavía no conoces… No creas que tú eres la única que se siente aislada. Ten en cuenta que hay muchos solteros, divorciados y también casados con ganas de encontrar a nuevos amigos, gente que se acaba de mudar a tu ciudad, etc. Ábrete a conocer a personas de otras edades y otra condición social. No pongas límites ni te rindas a los prejuicios.

Virtual

Internet puede ser tu ventana al mundo. En las redes sociales podrás contactar con mucha gente. Tener amigos virtuales puede ser enriquecedor, siempre que tengas amigos de carne y hueso.

Hernanas

Busca la amistad femenina más positiva, la que te nutre. Fíjate en las mujeres que te aceptan, que te inspiran y te ayudan a despertar lo mejor que hay en ti. Olvídate de esos prejuicios milenarios sobre la amistad y las mujeres. Una amiga íntima puede convertirse en tu mejor tesoro, en una auténtica hermana que tú has elegido, que nadie te ha impuesto.

Pregúntate a ti misma: ¿A cuántos amigos llamarías en una urgencia? A esos debes mimar.

MUJERHOY – Paloma Corredor

Marcar el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *